Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.
Dic 14, 2020

Cómo enseñar valores familiares cuando comes con tu hijo

Cómo enseñar valores familiares cuando comes con tu hijo

Según investigaciones de la ONU (2000), para influir de manera positiva y duradera en los niños es conveniente educar en valores desde los primeros años. Por ello, es fundamental inculcar desde la primera infancia un comportamiento pacífico, de respeto propio y a los demás.

Por lo tanto, es importante enseñar los valores familiares desde temprana edad y procurar que permanezcan a lo largo de los años. Todo comienza en casa con sencillas prácticas, como comer con ellos.

Aquí encuentras algunas recomendaciones sobre cómo implementar el hábito de comer en familia para reforzar valores. Nestlé por Niños Saludables es un programa que impulsa la crianza de niños sanos y felices, a través de la promoción de cinco hábitos de alimentación y vida saludable.

¿Qué valores familiares enseñas cuando comes con tus hijos?

Como es una actividad que se puede hacer rutinariamente —hasta dos veces al día—, comer con tus hijos marcará su desarrollo en cuanto al aprendizaje de los valores y cómo van a socializar con otras personas.

Así lo considera Claudia Jiménez Chacón, psicóloga de la Fundación Universitaria Konrad Lorenz con amplia experiencia en el buen trato intrafamiliar, quien presenta algunos de los valores familiares que se logran con esta práctica:

  • - El autocuidado. Es el valor más importante. “Casi siempre hablamos de los valores en términos sociales, como respetar, oír y ser honesto con los demás. Todo eso es válido, pero, para empezar a interrelacionarse con otros, es esencial comenzar por uno mismo. Entonces, los valores de respetarse, autocuidarse y conocerse también empiezan con la comida”, asegura la experta.
  • - Refuerza la autoestima. Los niños sienten que son tenidos en cuenta porque están siendo acompañados.
  • - Aprender cómo compartir con la familia. La forma de desenvolverse en los espacios sociales de reunión es algo que los niños también deben aprender. Cómo manejar una comunicación, cómo escuchar, cómo expresarse y cómo respetar a los demás se va adquiriendo con la interacción familiar. “Durante las comidas también se pueden presentar situaciones que no les gusten a los niños. En esos casos, ellos pueden aprender a poner límites mediante una comunicación respetuosa”, puntualiza Jiménez.
  • - Tener puntos de referencia: Anteriormente, cuando las familias numerosas sacaban el tiempo para almorzar o comer reunidas, la comunicación era mucho más enriquecedora, porque cada miembro de la familia contaba sus historias, sus anécdotas y planteaba sus puntos de vista.

Con este tipo de oportunidades, los niños pueden conocer de la vida, recibir información nueva y cómo su familia soluciona determinados asuntos.

Fortalece los valores de tus hijos  a través de hábitos alimenticios saludables. Una opción son las actividades lúdicas de cocina para niños.

7 estrategias para que los niños coman con sus padres

Como primera medida, según la especialista, es que recuerdes que, como papá o mamá, siempre serás tan importante para tus hijos que, sin importar su edad, ellos siempre se sentirán a gusto con el tiempo que les dediques.

Algunos tips que brinda la experta para que los niños compartan la mesa contigo son:

  1. 1. Motívalos desde pequeños. Si se hace de forma temprana –idealmente desde los 6 meses, que es cuando ya se pueden sentar en su mesita–, ellos van a aprender que es un momento rico en todo sentido.
  2. En la medida en que, como papá y mamá, siempre estés presente con ellos y esos espacios sean motivantes, nutritivos y cálidos, los niños siempre van a buscar tener ese tipo de convivencia. Y, posiblemente, cuando sean jóvenes será un espacio que ellos buscarán cuando quieran acercarse, expresar y hablar de cosas importantes.
  3. 2. Propiciar esos espacios. Para ellos es muy gratificante que el acercamiento alrededor de una comida o unas onces sea motivado por los adultos. Si los niños son quienes lo sugieren, debes aceptar sin peros y darle valor a esta iniciativa.
  4. 3. Sacar tiempo de valor. Para comer tu hijo, es recomendable que te tomes el tiempo suficiente y que lo disfrutes. Puedes programar una comida especial para el fin de semana. Y cuando lo hagas, es fundamental no aplazar este plan, ni mucho menos cancelarlo, porque el niño perdería la motivación.
  5. 4. Hacerlo con motivación y no con imposición. Los reclamos no son una buena estrategia para que los niños coman contigo.
  6. 5. Tener ideas novedosas. Siempre es conveniente inventar una receta nueva, con ingredientes novedosos o tener una nueva decoración. Igualmente, es válido utilizar un espacio diferente a la mesa del comedor, como sentarse en cojines, alrededor de la mesa de la sala. La decoración divertida de los platos también es estimulante. No importa cuál sea la edad, todas las cosas entran por los sentidos.
  7. Los utensilios implican, así mismo, novedad. Una raclette, por ejemplo, puede ser un instrumento poderoso para que la familia se siente alrededor, ponga los ingredientes poco a poco y converse.
  8. 6. Ambientar con música alegre. En lo que respecta a la parte auditiva podría aprovecharse poniendo música que les agrade.
  9. 7. Preparar recetas con tus hijos. Pídele a tus hijos que te ayuden a batir los huevos, tómalos de la mano para que pueda realizar esta maniobra y exalta su aporte con palabras y gestos cariñosos, él o ella recibe una información muy importante sobre lo que significa dar.

Comer con los niños es una valiosa forma de compartir que tus hijos siempre disfrutarán. Así que manos a la obra para fortalecer los valores familiares a través de una estrategia deliciosa: alrededor de la mesa.

Refuerza los lazos de unión de tu familia con esta guía que explica la importancia de comer en familia.

Referencias:

ONU, 2000. Marco de Acción para la Educación en Valores en la Primera Infancia. [e-book] p.3.
 

banner registro

 

Lee más sobre Nestlé por Niños Saludables , nuestra iniciativa emblemática para ayudar a los padres y cuidadores a promover en las generaciones futuras hábitos de alimentación y vida saludable.

Volver al princípio