Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.
Ene 19, 2021

¡Endulza el día a día de tus hijos con alternativas naturales!

¡Endulza el día a día de tus hijos con alternativas naturales!

Según la Organización Mundial de la Salud, tanto los niños como los adultos, deben limitar su ingesta de azúcares libres a menos del 10 por ciento de la ingesta calórica total (OMS, Directriz Ingesta de azúcares para adultos y niños, 2015). La razón es la siguiente: el exceso de azúcar conlleva a la aparición de enfermedades crónicas tales como la obesidad, la diabetes y también afecciones coronarias, por eso la recomendación general de los organismos de salud internacionales —y nacionales— es optar por la moderación (Ministerio de Salud, Consejos prácticos para un consumo moderado de azúcar, 2014).

Teniendo esto en cuenta, lo mejor será que evites incluir en la alimentación cotidiana de tus hijos productos muy azucarados, como gaseosas, bebidas endulzadas y otros ‘mecatos’.

Como parte de la iniciativa Nestlé por Niños Saludables, presentamos cuatro alternativas al ‘azúcar blanca, de mesa’ para que las incluyas en algunas de las recetas que les preparas a tus hijos.

Estas opciones tienen la ventaja de que son naturales —no refinadas— y, por ende, poseen algunas vitaminas y minerales. No obstante, la mayoría de los endulzantes naturales —a excepción de la stevia— tienen la capacidad de modificar los niveles de glucemia en la sangre; así que, si tu hijo es diabético, es necesario monitorearlo. También tienen calorías, por esa razón, para no sobrepasar la directriz de la OMS, lo mejor es optar por la moderación. Crear un patrón de buenos hábitos alimenticios en los niños, basando su alimentación en frutas, verduras, carbohidratos complejos y grasas, evitará que crezcan con la tendencia de querer satisfacer sus antojos con productos refinados (USDA, Dietary Guidelines 2015-2020).

¿Cuáles son las cantidades idóneas?

Cada niño es un mundo aparte, así que, si quieres saber qué tantos endulzantes naturales puede consumir tu hijo, siempre debes consultar con un especialista. La recomendación general es que los niños entre 4 y 10 años no deben exceder las cinco o seis cucharaditas de azúcar libre cada día (aquí están incluidos algunos endulzantes naturales como la miel y la panela) (NHS, Sugar The Facts, 2020).

Algunas alternativas naturales para endulzar tus recetas

Miel de abejas

Es un endulzante natural proveniente de las abejas y de sus panales. Aporta vitaminas y minerales, como potasio, zinc, magnesio, calcio, vitamina C y ácido fólico. En el caso de los niños, es una opción que puede resultar beneficiosa para su digestión, sus niveles de energía y para evitar los dolores musculares. Además, ¿sabías que también puede ser una aliada a la hora de aliviar síntomas como el dolor de garganta, la tos y el dolor de dientes? (FirstCryParenting, Honey for kids benefits and precautions, 2018). Ojo: es también considerada un carbohidrato simple y, por ende, no hay que exagerar con las porciones (OMS, Directriz Ingesta de azúcares para adultos y niños, 2015). Una cucharadita sobre un plato de avenita caliente, sobre el yogur sin dulce o sobre unos pancakes integrales es más que suficiente.

Panela

Es el endulzante nacional por excelencia. Está hecha a base de puro jugo de azúcar de caña, es decir que es ‘azúcar’ pero sin refinar (como la blanca). Esto quiere decir que, pese a que es un carbohidrato simple y debe ser consumido con moderación, todavía conserva todos sus nutrientes, tales como el potasio, el calcio y el hierro, entre otras vitaminas y minerales (Guía Infantil, 9 alternativas al azúcar blanco en la dieta de los niños, 2016). Como todos los carbohidratos, la panela aporta mucha energía, tanto así que en Colombia hace parte de la cultura popular que los ciclistas tomen ‘agua de panela’ para reponerse de sus carreras y que las mamás tengan la costumbre de darles a sus hijos esta bebida caliente mezclada con limón para contrarrestar los síntomas de la gripe.

Stevia

Esta planta proveniente de Sudamérica se ha convertido en la ‘panacea’ de las recetas saludables en los últimos años. ¿La razón? Es, aproximadamente, 30 veces más dulce que el azúcar. No tiene calorías, posee antioxidantes, es diurética y antiinflamatoria, ayuda a la digestión y no eleva los niveles de azúcar en la sangre, por lo que su consumo es a menudo recomendado para diabéticos. Se encuentra en polvillo, líquida, en aceite y en hoja (para hacer naturalmente una infusión endulzante en casa), ¡eso sí! es supremamente dulce, así que a la hora de calcular las porciones, empieza por cantidades pequeñas hasta que encuentres el punto de dulzor ideal para el paladar de tus pequeños (WebConsultas, Beneficios de la Stevia, 2014)

Frutas (banano, dátiles)

Si hay algo que caracteriza a Colombia es su inmensa variedad de frutas. Gracias a su clima tropical, es posible afirmar que cada vez que vayas al supermercado encontrarás frutas de todo tipo. Pues bien, la opción más saludable para darle, precisamente, ese toque dulce a las preparaciones de tus hijos son las frutas. Banano machacado, frutas secas como los dátiles o las pasas, las ciruelas, la manzana roja o verde en puré, la piña en trocitos, los duraznos, el mango, los arándanos, las cerezas. Mejor dicho: a la hora de hacer panes, brownies, cupcakespancakes, avena y batidos, ¡lo que hay son alternativas!

¿Los edulcorantes artificiales son buenos o malos para los niños?

Según los lineamientos del USDA Food Patterns —una iniciativa de la Oficina Gubernamental de Prevención de Enfermedades y Promoción de la Salud de Estados Unidos— vale la pena señalar que reemplazar los azúcares con edulcorantes light puede reducir la ingesta de calorías a corto plazo; sin embargo, todavía hay muchas dudas y polémicas sobre las contraindicaciones a largo plazo de estos productos artificiales (Dietary Guidelines 2015-2020).

Banner Registro

Lee más sobre Nestlé por Niños Saludables , nuestra iniciativa emblemática para ayudar a los padres y cuidadores a promover en las generaciones futuras hábitos de alimentación y vida saludable.

Volver al princípio